first_imgLa huelga climática global del 20 al 27 de septiembre exige un examen inquebrantable de las raíces de la crisis climática. A pesar de las afirmaciones que niegan las razones del cambio de la clima, la evidencia científica masiva muestra que la liberación de emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente la quema de combustibles fósiles, ha desestabilizado tanto el sistema de autorregulación de la Tierra que la humanidad ahora está sufriendo una cascada de catástrofes no naturales.En los últimos años, hemos visto niveles históricos de destrucción y muerte en el hemisferio occidental, recientemente en las Bahamas, Puerto Rico y la costa este de los EE.UU. Todos los días escuchamos sobre una nueva tragedia climática en otras partes del mundo, desde incendios que devoran las selvas tropicales del Amazonas y África Central, tormentas e inundaciones más intensas, glaciares que se derriten rápidamente, hasta el 41 por ciento de las especies de insectos globales que disminuyeron en la última década, lo que amenaza “consecuencias catastróficas tanto para los ecosistemas del planeta como para la supervivencia de la [humanidad]”, según la revista Biological Conservation. (tinyurl.com/yxkhbbqc)Pero si bien esta es una crisis global, no tiene que convertirse en una catástrofe mundial irreversible. Hay evidencia de que se puede avanzar en esta grave situación, que no es causada por los “seres humanos” en general, sino por un sistema económico global insostenible: el capitalismo, la propiedad privada y la producción de cualquier cosa que pueda venderse para beneficio privado, donde la línea de fondo supera todas las demás consideraciones.Cuba, China lideran el camino; el capitalismo EE.UU. frena el progresoEn 2016, la Federación de Vida Silvestre Mundial reconoció a la Cuba socialista como el único país del mundo en lograr un desarrollo sostenible, con su firme compromiso con la salud ambiental, incluidos los años de esfuerzo en la reforestación. (tinyurl.com/yyh6nqxs)Además, incluso la revista de negocios Forbes de este año tuvo que admitir: “China se convertirá en la superpotencia mundial de energía renovable”. China ha demostrado su compromiso, afirmado en 2014, para detener la crisis climática. Un ejemplo de muchos es que en cuatro años redujo la contaminación del aire de las plantas de carbón en un 32 por ciento en promedio en las ciudades afectadas. (Workers World, 23 de abril)Mientras tanto, Estados Unidos se ha retirado del Acuerdo Climático de París, aunque este acuerdo es solo un primer paso débil para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Y la administración actual, con su propiedad sin control por parte de las grandes empresas a pesar de la apariencia “populista” de Trump, está revocando rápidamente las regulaciones sobre la contaminación. Desde el gas metano hasta el vertido de químicos y las emisiones de los automóviles a los desechos tóxicos del Pentágono, Estados Unidos es, con mucho, el mayor contaminante del mundo.Por un lado, tenemos un gobierno de EE.UU. comprado y destinado al beneficio capitalista, al infierno con la humanidad y todas las especies de vida. Por otro lado, están estos dos estados obreros, Cuba y China, que están demostrando que las economías socialistas planificadas pueden colocar a las personas por delante de las ganancias, y eso debe incluir la salud del planeta.El motor que impulsa la crisis climática es el capitalismo, un sistema incapaz de planificar cualquier cosa que pueda disminuir las ganancias de la clase propietaria de los medios de producción. Los mercados de acciones y bonos se mueven hacia arriba y hacia abajo según las proyecciones de ganancias. Las ganancias para el 1% tienen prioridad sobre todo lo demás, incluso si eso significa matar la tierra y sus pueblos.La solución a esta crisis es el socialismo, en el que la propiedad pública de los medios de producción permite a la sociedad llevar a cabo una planificación a largo plazo para el bien del 99% de la humanidad y la supervivencia del planeta. Especialmente para los jóvenes, qué sistema controlará el futuro es una pregunta apremiante.Una demanda inmediata: reparaciones climáticasClaramente, es necesario derrocar al capitalismo para poner fin a la crisis climática. Pero, ¿qué acción es posible ahora, aquí dentro de las entrañas de la bestia, mientras seguimos el camino hacia el socialismo?Podemos exigir y atacar ahora por reparaciones climáticas. Los delincuentes climáticos deben pagar de inmediato miles de millones. Estos son los Grandes Monopolios, las corporaciones contaminantes y los bancos que financian la destrucción del medio ambiente, y la Gran Máquina de Guerra, el Pentágono y el complejo militar-industrial que libran una guerra por el petróleo y las ganancias. Luchar por las reparaciones sería un retroceso significativo contra el capitalismo mientras luchamos por el cambio del sistema.Las reparaciones deben ir a los pueblos indígenas de todo el mundo, quienes han estado a la cabeza para proteger el planeta mientras enfrentan siglos de depredación en sus tierras y vidas. Las mujeres indígenas y las personas de dos espíritus deben ser especialmente reconocidas por su liderazgo en la organización para la vida del mundo, desde Standing Rock en los Estados Unidos hasta Brasil, India y Honduras.Las reparaciones deben abordar el racismo ambiental dirigido a las personas de color en el Sur Global, así como en los EE.UU., desde las personas negras y morenas inundadas por los desechos corporativos de granjas porcinas durante los huracanes en Carolina del Norte, hasta las comunidades afroamericanas, como Uniontown, Alabama, utilizados como vertedero de desechos para plantas a carbón.Las reparaciones deben ir a países enteros devastados por la guerra de los EE.UU. y las sanciones por el petróleo y las ganancias, contra Corea del norte, Vietnam, Irán, Irak, Libia, Siria y Venezuela, y para compensar el sabotaje económico y los esfuerzos de cambio de régimen emprendidos por los EE.UU., incluidos Cuba y América Central. El impacto de muchas de estas guerras ha producido refugiados, incluidos los refugiados climáticos que ya no pueden mantener la vida en sus países de origen.Durante años, los Grandes Monopolios y la Gran Máquina de Guerra han visto acercarse la crisis climática y han estado elaborando sus propios planes privados sobre cómo mantenerse ganando beneficios.El Poder Popular de la huelga climática tiene sus propios planes para el futuro y puede exigir miles de millones en reparaciones que el capitalismo le debe al planeta. Esos miles de millones pueden ser aprovechados por los líderes indígenas, por los organizadores de las comunidades locales negras y morenas, por los trabajadores que unen su lucha contra los patrones con la lucha por el medio ambiente, por activistas y científicos dedicados a aprender de los triunfos de Cuba y China.Debemos exigir reparaciones climáticas, ¡para construir un futuro global en el camino hacia el socialismo!FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img